Los minerales, como todos los objetos, reflejan parte de la luz que incide sobre ellos y por tanto son visibles al ojo humano. Pero algunos minerales tienen una propiedad física conocida como "fluorescencia", que se caracteriza por un proceso de absorción de radiación electromagnética (luz) por lo cual los electrones pasan a un estado excitado, saltando a niveles superiores de energía y que al relajarse, los e- vuelven a su nivel normal, o a un nivel intermedio de energía, desprendiendo la energía sobrante como radiación electromagnética de mayor longitud de onda (λ) que la incidente (a mayor λ menor energía). Este cambio en la longitud de onda es llamativo cuando la luz absorbida se encuentra dentro del rango ultravioleta (UV) del espectro (no visible al ojo humano) y la luz emitida se encuentra en la región visible. En consecuencia, tenemos que iluminamos con luz que no vemos (UV) y recibimos luz que si captamos (visible).

          Si después de haber sido cortada la excitación, la luminosidad continua durante un cierto tiempo (varios segundos o minutos y en algunos casos horas como en la willemita), el fenómeno se llama fosforescencia y el mineral con tal característica se dice que es un mineral fosforescente. 

            La mayoría de los minerales no son fluorescentes. Menos de un 15% de los minerales tienen esta propiedad, y cada ejemplar de un mismo mineral puede o no ser fluorescente. La fluorescencia ocurre  cuando hay cierto tipo de impurezas (activadores) en el interior del mineral. Estos activadores son en general cationes de metales como: boro, cromo, manganeso, molibdeno, plomo, titanio o tungsteno. Los metales de tierras raras como el disprosio, europio, itrio, terbio o uranio, también contribuyen al fenómeno de la fluorescencia. El mismo tipo de mineral pero con diferentes activadores presentará distintos colores. Los minerales puros no presentan fluorescencia salvo los denominados "autoactivados" (poco frecuentes)  como la scheelita, la powellita y ciertos minerales del uranio.


A la derecha de cada mineral (debajo en modo móvil) se encuentra la fotografía con luz UV.

La posición, tamaño y ángulo en la fotografía en UV es aproximada a la de luz natural.

FLUORITA/CUARZO El Haman. Marruecos. 6x4 cm

FRANKLINITA/WILLEMITA/CALCITA

Franklin. New Jersey. USA. 6,5x5 cm.

Verde, Willemita. Rojo, Calcita. Franklinita negro (no fluorescente).

ADAMINA. Mina Ojuela. Mapimi. Durango. México. 7x6 cm

ESTRONCIANITA. Granada. España 10x8,5. 

ARAGONITO. Granada. España 11x7 cm. 

AUTUNITA. Limousin. Francia. 8x5,5 cm

CALCITA/CUARZO/FLUORITA/PIRITA.El Hammam. Marruecos. 5x5x4 cm

Azul, Fluorita. Rojo, Calcita. Cuarzo y Pirita negro (no fluorescente).

El azul en una zona del cuarzo es debida a la fluorita que hay debajo.

ARAGONITO ACICULAR. Pantoja. Toledo. 4x2,5 cm

CERUSITA. Mibladen. Marruecos. 5x4 cm

SCHEELITA. Ping Wu. Sichuan. China. 6x5x2 cm

OPALO. La Cabrera. Madrid. España. 7x6x1 cm

FLUORITA. El Haman. Marruecos. 7x5 cm

ARAGONITO. Granada.España.7x5 cm

CALCITA. El Haman Marruecos.16x9 cm
A la derecha imagen completa. Debajo dos tomas cercanas donde se visuliza mejor la tonalidad roja.

YESO. Marruecos. 9,5x6x3 cm

CALCITA/CUARZO. 11x8 cm

Mina San Antonio.San Antonio. Chuihuahua. México.

SELENITA/CUARZO/CALCITA. 7,5x7,5 cm

Mina S. Vicente. Guanajuato. Méjico

CERUSITA/BARITA. Mibladen. Marruecos. 7x7 cm

Rojo-rosa, calcita. Azul claro, selenita. El azul oscuro de la base es cuarzo, no fluorescente, pero iluminado por la fuerte luminiscencia de los tres cristales grandes de selenita.

Amarillo, cerusita. Negro (no fluorescente), barita.

Azul, cristales fluorescentes no identificados.

CALCITA. Cala. Málaga. España. 5,5x4 cm 

CELESTINA/AZUFRE. Machöon. Polonia.  4x3,5 cm

COBALTOCALCITA. Bou Azzer. Marruecos. 8x6 cm

ARAGONITO. Almería. España. 10x7,5 cm